Sin duda una de las joyas de Europa, y no solo por los preciosos canales del siglo XVII.

 Amsterdam tiene una arquitectura impresionante, estupendos canales que cruzan la ciudad, gran variedad de tiendas y gente amable que domina el inglés casi a la perfección (lo que será muy útil para poder desenvolverte con naturalidad por la capital).

La ciudad alberga algo a gusto de cada viajero, tanto si prefieres cultura e historia, fiesta desenfrenada, o sólo relajarte en una encantadora y antigua ciudad europea.

Amsterdam tiene alrededor de un millón de habitantes en su área urbana y se encuentra en la provincia de Holanda del Norte.

El Ámsterdam que la mayoría de la gente conoce es el casco urbano, el semicírculo que delimitan la Estación Central de trenes y el centro. Esto corresponde a la ciudad vieja, que data de 1850. Son cinco canales que riegan la ciudad vieja; el Singel, el Herengracht, el Keizersgracht, el Prinsengracht, y el Singelgracht.

El Río Amstel fluye por la ciudad desde el sur, y es éste el que da nombre a la ciudad. A día de hoy, la ciudad se ha expandido en todas direcciones. Destaca la región Waterland, que es un espacio rural protegido de campo y pequeños pueblos.

La mayoría de los puntos turísticos se centran en el mencionado semicírculo, también la mayoría de los hoteles.

Así pues, casi el 90% de la ciudad, que queda fuera de este semicírculo, no suele ser visitada por los turistas, y es donde tienen lugar la mayoria de las actividades financieras y donde vive la mayoría de la gente.