Como cualquier otra ciudad importante, Ámsterdam tiene su propia China Town. En el Zeedijk, justo detrás del barrio Rojo, podrás encontrar restaurantes chinos, tiendas orientales e incluso un templo budista.